Nutriendo el Futuro: aportando a la seguridad alimentaria de las comunidades

Agricultores y agricultoras de Chimaltenango y Quetzaltenango, continúan aportando a la economía local y promoviendo la diversificación agrícola, tras la entrega de insumos y semillas para fortalecer sus huertos familiares.

En un esfuerzo colaborativo, se han distribuido más de 23 mil tubérculos de papa a 64 hombres y 11 mujeres productoras, una acción que no solo impulsó la producción agrícola, sino que también producirá un impacto económico en sus familias.

En el municipio de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, se ha proporcionado un impulso vital a 16 mujeres productoras y 3 hombres a través de la entrega de 2,200 pilones de tomate. Esta acción no solo garantiza la continuidad de sus actividades económicas, sino que también fortalece su autonomía.

En San Martín Jilotepeque Chimaltenango, 38 hombres y 116 mujeres han recibido insumos y materiales agrícolas clave, que van desde fertilizantes orgánicos hasta herramientas para biofábricas y lombricompostaje. Estos recursos no solo potencian la producción de hortalizas y huertos familiares, sino que también promueven prácticas sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Nutriendo el Futuro, una alianza CARE -Cargill, está fomentando una cultura de empoderamiento y colaboración, donde las familias son reconocidas como los pilares fundamentales de su propia seguridad alimentaria. Al invertir en su capacidad para producir alimentos de manera sostenible, estamos sentando las bases para un futuro más próspero y equitativo para todas y todos.